Buscar este blog

lunes, 14 de julio de 2008

Soneto gótico naturista


Blasono la bondad del tiburón
que se come tan sólo a los tarados,
a los débiles, álgidos, varados,
y a aquellos que les falla el corazón.

Esgrimo la ternura del león
que asesina cachorros mal amados
por sus padres que están mejor dotados
y abusan de su altiva condición.

Yo decido perderme en la penumbra
como el búho que asecha los roedores
como el lobo que ataca las ovejas.

Y la sangre me excita cuando alumbra
los sedientos deseos predadores
que obsesionan mis ansias más perplejas.

No hay comentarios: